2 de mayo de 2012

Dicen que si corres mucho lo puedes dejar todo atrás. MIENTEN.
Por mucho que corras, grites, te tapes los oídos y quieras ignorar; el pasado no desaparece.
Cada acción, cada paso en falso, cada suspiro y cada segundo marcan tu día a día y van haciendo tu historia.
Puede que yo haya decidido ignorarte, no mirarte ni escucharte pero ahí estás. No puedo evitar que se me escape una sonrisa al recordar esos momentos de mi vida que decidí compartir contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario